Protección contra Enemigos

Oración a San Jorge pidiendo Protección contra Enemigos

 Protección contra Enemigos

Andaré vestido y armado con las armas de San Jorge

para que mis enemigos, teniendo pies, no me alcancen,

teniendo manos no me atrapen, teniendo ojos no me vean,

y ni con el pensamiento ellos puedan hacerme mal.

 

Armas de fuego mi cuerpo no alcanzarán,

cuchillos y lanzas se quiebren sin mi cuerpo tocar,

cuerdas y corrientes se rompan sin mi cuerpo atar.

 

Jesucristo, me proteja y defienda con el poder de su

Santa y Divina gracia, Virgen de Nazaret,

me cubra con su manto sagrado y divino,

protegiéndome en todos mis dolores y aflicciones,

 

y Dios, con su divina misericordia y gran poder,

sea mi defensor contra las maldades o persecuciones de mis enemigos.

 

 

Glorioso San Jorge, en nombre de Dios,

extiéndeme tu escudo y tus poderosas armas,

defendiéndome con tu fuerza y con tu grandeza,

y que debajo de tí, mis enemigos

queden humildes y sumisos a Tí.

 

Así sea con el poder de Dios, de Jesús y del Divino Espíritu Santo

Señor, en tus manos dejo cada una de mis obras del día de hoy,

por favor guía mis acciones y ayúdame a alcanzar mis propósitos,

aleja al enemigo mal intencionado de mi vida y permíteme avanzar

por caminos de alegría y bendición.

Mi vida y mis más grandes anhelos están bajo tu cuidado,

porque confío en ti, confío en tus promesas y porque sé

que Tú has de cumplir tu palabra en mi vida,

Amén.

ORACIONES COMPLEMENTARIAS

Gracias Dios, tú eres digno de gran

alabanza por ser quien eres, por toda

tu creación, por la vida, la bendición.

Por la familia, por el trabajo, por la energía

para trabajar, por darnos la capacidad de

crear, de desarrollar dones y talentos,

por darnos la fuerza para ayudar yOración , San Jorge

bendecir a otros con lo que tenemosOración , San Jorge

o con lo que hacemos.Oración , San Jorge

Amén. Protección contra Enemigos


Damos gracias a Dios porque Él abre

caminos nos da su bendición en el camino,

van nuestros pasos en paz, sin ansiedad ni

angustia porque tenemos serenidad y

confianza en que cuando le

entregamos nuestro corazón y lo

buscamos Él extiende su bendición.

Amén. Protección contra Enemigos

Deja un comentario