Oración poderosa para protegernos

Oración a San Miguel Arcángel Pidiendo Protección contra todo Mal

Oración poderosa para protegernos

Cuando solamente te pasan

cosas negativas tales como la

perdida repentina de tu trabajo,

deterioro de la salud,

pleitos en el hogar,

separación de tu pareja etc.,

 

Y que se repiten una y otra vez

y desconoces la razón, puede

ser que hayan echado un mal de ojo.

 

Para deshacerte de esa bola

de mala suerte sólo te queda hacer

algo para quitártela de encima,

si no seguirán pasándote

cosas Negativas.

 

Debes actuar tú mismo.

También te gustará:

Novena a San Onofre para pedirle Prosperidad Económica

ORACIÓN

 

Dios mío, cuyo principio

es apidarse y perdonar al pecador.

Acoged benigno mi plegaria,

y haced, por vuestra

clemencia y piedad,

que yo y cuantos estén

atados con el lazo de la culpa,

sean desatados y absueltos.

También os ruego, Señor,

que mediante la intercesión

del glorioso San Miguel Arcángel,

seámos libres de todo maleficio

y poder del maligno espíritu.

 

Amén.


Señor, en tus manos dejo cada una

de mis obras del día de hoy, por favor

guía mis acciones y ayúdame a alcanzar

mis propósitos, aleja al enemigo mal

intencionado de mi vida y permíteme

avanzar por caminos de alegría y bendición.

 

Mi vida y mis más grandes anhelos

están bajo tu cuidado, porque confío

en ti, confío en tus promesas y porque

sé que Tú has de cumplir tu palabra

en mi vida,

 

Amén.

 

 

ORACIONES COMPLEMENTARIAS

Gracias Dios, tú eres digno de gran

alabanza por ser quien eres, por toda

tu creación, por la vida, la bendición.

Por la familia, por el trabajo, por la energía

para trabajar, por darnos la capacidad de

crear, de desarrollar dones y talentos,

por darnos la fuerza para ayudar y

bendecir a otros con lo que tenemos

o con lo que hacemos.

Amén.


Damos gracias a Dios porque Él abre

caminos nos da su bendición en el camino,

van nuestros pasos en paz, sin ansiedad ni

angustia porque tenemos serenidad y

confianza en que cuando le

entregamos nuestro corazón y lo

buscamos Él extiende su bendición.

Amén.

Deja un comentario